El atractivo turístico del patrimonio cultural: Los cantos de trabajo llaneros

UNESCO declara cantos de vaquería patrimonio de la humanidad

El atractivo turístico del patrimonio cultural: Los cantos de trabajo llaneros

Cantos de ordeño, Cabresteo, Vela y de Domesticación como atractivo turístico

Cantos de trabajo de Los Llanos de Colombia y Venezuela

Los cantos de trabajo de Los Llanos de Colombia y Venezuela son una práctica cultural de comunicación vocal, que consiste en cantar individualmente melodías a capella sobre temas relacionados con el arreo y ordeño del ganado. Producto de la cercana relación que mantienen las poblaciones llaneras con el pastoreo del ganado bovino y caballos, esta práctica está integrada dentro del sistema tradicional de crianza de ganado de Los Llanos, que armoniza acertadamente con la relación de la naturaleza y el medio ambiente de esta región. Los cantos narran acontecimientos de la vida individual y colectiva de los llaneros y se transmiten oralmente a los niños desde temprana edad. A pesar de la riqueza cultural de esta práctica, su coexistencia se ha visto afectada, consecuencia de los cambios socioeconómicos y políticos que han modificado de manera significativa el espacio cultural de las comunidades de Los Llanos. (UNESCO:2017)

Dentro de los esfuerzos que se están realizado para salvaguardar esta práctica cultural, la UNESCO ha reconocido reconocidos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, los cantos de trabajo de Los Llanos de Venezuela y Colombia, con medida de salvaguardia urgente.

La declaratoria tuvo lugar durante la 12ª reunión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, que se desarrolló en la isla de Jeju, en la República de Corea, en diciembre de 2017.

UNESCO declara cantos de vaquería patrimonio de la humanidad

¿Qué es patrimonio cultural inmaterial?

De acuerdo con la Convención para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial de la UNESCO (2003):

Se define como «patrimonio cultural inmaterial» los usos, expresiones, conocimientos y técnicas, así como los objetos y espacios culturales asociados, que las comunidades y en algunos casos los individuos reconocen como parte integrante de su patrimonio cultural. Transmitido de generación en generación, es recreado constantemente, infundiendo un sentimiento de identidad y continuidad. El Código Ético Mundial para el Turismo (artículo 4) prescribe la protección del patrimonio natural, artístico, arqueológico y cultural para que los productos culturales, el folclore y los oficios tradicionales sobrevivan y florezcan en lugar de degenerar y acabar por homogeneizarse.

Turismo y patrimonio cultural inmaterial

El auténtico valor del patrimonio está determinado por el reconocimiento “como valioso” que realicen los integrantes de la sociedad en la cual está integrado. Vínculo que permite que los bienes conserven su capacidad simbólica y transmitan los valores de las gentes a las que representan, a pesar de que se haya modificado el uso original de los bienes de patrimonio. En este escenario, el auge del turismo y la diversificación en las actividades de los turistas se convierten en una oportunidad para bienes disgregados por un territorio que empieza a ser percibido como un destino turístico global.

“El turismo es un hecho de la cultura”. El turismo es una actividad fundamentalmente cultural. A través del ejercicio del turismo podemos intercambiar conocimientos y experiencias. En ese sentido, el turismo implica la interacción social. Por lo que, una de las vías para ejercer el turismo es a través del patrimonio cultural inmaterial que posee tanto quien realiza el viaje, como la comunidad que recibe al visitante.

El turismo es un medio para conocer y apreciar las costumbres, las tradiciones, las lenguas, las artes escénicas, las festividades, los rituales, las creencias, las danzas, la música y, en general, las expresiones culturales de las comunidades; es decir, el rico y diverso patrimonio cultural inmaterial que crean y recrean cotidianamente.

Pero, al mismo tiempo, la masificación, la falta de autenticidad, las resistencias a reinvertir parte de los beneficios obtenidos por el turismo en los bienes de patrimonio, etc., pueden convertirse en amenazas graves para el entorno natural, cultural y humano.

En este sentido, las nuevas formas de turismo plantean ejercer el turismo considerando la diversidad cultural y la autenticidad de los pueblos, desde un enfoque sostenible. “Un turismo sostenible y generador de desarrollo cultural, económico y social a partir de la gestión turística responsable del patrimonio cultural, la producción artística y las industrias culturales y creativas”, el denominado turismo naranja.

El destino naranja es un territorio con identidad cultural, que cuenta con recursos culturales y creativos, cuya base se sustenta en la economía naranja como uno de sus ejes de desarrollo endógeno, capaz de generar la atracción suficiente para inducir a un viajero a realizar los esfuerzos necesarios para desplazarse hacia este.

Se trata de un destino con un imaginario, una marca, un precio y una posición en el mercado, que cuenta con la participación de la población local, que a su vez se identifica y ejerce de anfitriona, y que mantiene durante una gran parte del año un flujo turístico, que le permite convertir esta actividad en una de las bases de su economía.

En definitiva, la intervención de la UNESCO es clave en ese sentido, gracias al impulso de iniciativas como la declaratoria de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, de los cantos de trabajo de Los Llanos de Venezuela y Colombia y su inclusión la Lista de Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, es vital para la coexistencia de estas prácticas, en el turismo naranja, un turismo responsable y sostenible.

El desarrollo turístico con una perspectiva de largo aliento debe ser viable económicamente, culturalmente respetuoso y equitativo desde una perspectiva ética y social para las poblaciones locales, ya que una buena gestión del turismo exige garantizar la sostenibilidad de los recursos de los que depende.

Este interesante reportaje realizado por el Instituto departamental de Cultura del Meta, sobre Cantos de Vaquería en el Meta, Colombia, nos demuestra la riqueza cultural de está práctica, que debemos preservar en los Llanos venezolanos y colombianos.

 


Referencias:
– García Carrillo, Edgardo. Organización de Estados Iberoamericanos. (OEI) Patrimonio Cultural y Turismo: una visión iberoamericana. Coordinador Nacional de Patrimonio Cultural y Turismo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes/México. http://www.oei.es/historico/cultura/patrimonioegcarrillo.htm
– Velasco G., María. Gestión turística del patrimonio cultural: enfoques para un desarrollo sostenible del turismo cultural. Centro de Estudios Superiores Felipe II. Universidad Complutense de Madrid. https://digitum.um.es/xmlui/bitstream/10201/15453/1/67591.pdf
– Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Coordinación Nacional de Patrimonio Cultural y Turismo, publica. Patrimonio cultural inmaterial y turismo: Salvaguardia y oportunidades. México. http://www.cultura.gob.mx/turismocultural/documentos/pdf/pat_inmaterial.pdf
– Hosteltur. El turismo naranja: el color del turismo cultural y creativo. Rumbo a una alianza estratégica entre los sectores cultural y turístico. https://www.hosteltur.com/comunidad/004289_el-turismo-naranja-el-color-del-turismo-cultural-y-creativo-rumbo-a-una-alianza-estrategica-entre-los-sectores-cultural-y-turistico.html
– Video: Cantos de trabajo de Los Llanos de Colombia y Venezuela (Colombia y Venezuela (República Bolivariana de)) Lista de Salvaguardia Urgente – 2017. Film. Colombian-Venezuelan llano work songs. Centro de la Diversidad Cultural, 2016/Jhon E. Moreno Riaño, 2016/FUNDASET
– Video. UNESCO: List of Intangible Cultural Heritage in Need of Urgent Safeguarding – 2017. URL: https://ich.unesco.org/en/USL/01285. Description: Llano work songs consist of tunes sung individually, a capella, on the themes of herding and milking. The songs are repositories of the individual and collective stories of the llaneros. The practice nonetheless faces numerous threats to its viability, such as the modification of the social, cultural and natural sites of the songs and alterations to the demographic composition of llanero society. Safeguarding efforts include a pedagogical strategy for bearers and young people, training for schoolteachers and festivals. Country(ies): Colombia; Venezuela (Bolivarian Republic of). Centro de la Diversidad Cultural, 2016/Jhon E. Moreno Riaño, 2016/FUNDASET. Duration: 00:09:45 – Support: DVD (0128500003)


 

Comments ( 2 )

  • Jesús Oropeza Oviedo

    Qué historia tan hermosa y qué importante reconocimiento a nuestra cultura de Los Llanos de Venezuela y Colombia!
    A pesar de que soy caraqueño criado en la costa central (Naiguatá, Edo. Vargas), desde pequeños, mi madre nos inculcó los valores socioculturales de cada región venezolana, por eso, cuando oigo música e historias llaneras, me vibra el alma y se me eriza la piel…
    Excelente trabajo sobre parte de nuestro patrimonio cultural identitario, gracias!!!

    • Innovtur

      Gracias, por su comentario Jesús

      Nos encanta que nuestros posts lleguen a la gente, que los lea los comparta y se identifique con ellos. Que le vibre el alma y se le erice la piel, nos hace sentir orgullosos de nuestro trabajo, que esta hecho con el corazón y basado en nuestras raíces y en el amor por nuestra tierra.

Publicar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies