Protocolo para reducir el contagio por Covid-19 en la reapertura de alojamientos rurales: Requisitos para la gestión del riesgo

Requisitos para la gestión del riesgo Covid 19- Alojamientos rurales

Protocolo para reducir el contagio por Covid-19 en la reapertura de alojamientos rurales: Requisitos para la gestión del riesgo

Medidas para que la reapertura de las instalaciones de alojamientos de turismo rural no aumente el riesgo de contagio comunitario, así como las medidas de protección necesarias para las personas trabajadoras en este subsector: Requisitos para la gestión del riesgo

Este protocolo recoge los requisitos del subsector de turismo rural, se trata de una herramienta para ayudar a los alojamientos rurales a identificar y analizar los riesgos en sus establecimientos, así como a implementar las mejores prácticas en el servicio, en sus instalaciones y con su personal para hacer frente al virus.

A partir del 11 de mayo de 2020, la mayoría de las Comunidades Autónomas en España entran en fase 1, lo cual estable la fecha de reapertura para la mayoría de los negocios, incluidos los establecimientos de turismo rural.

¿Qué actividades se pueden realizar durante cada fase?

Fase 1, actividades vinculadas al servicio en turismo rural:

Fase 1: Desescalada, actividades permitidas en turismo

¿Qué es la desescalada y como afecta al turismo rural?

El plan de desescalada aprobado por el Gobierno contempla cuatro fases hacia la «nueva normalidad» y se espera que concluya a finales de junio, aunque dependerá de cada territorio. Consta de una primera Fase 0 -que abandonó toda España el 25 de mayo- y de las fases 1, 2 y 3, que tendrán una duración mínima de dos semanas cada una. El paso de una fase a otra lo determinarán unos marcadores, como la situación de transmisión del virus o la capacidad sanitaria de cada territorio para hacer frente a un rebrote.

¿Qué establecimientos deberán asumir estos protocolos?

Las directrices y recomendaciones son aplicables a los alojamientos rurales independientemente de su tipología (por habitaciones o alquiler completo), categoría o tamaño. Las directrices y recomendaciones se aplicarán dependiendo de que el alojamiento preste o no los servicios.

La entrada en funcionamiento de los diferentes servicios se realizará conforme al calendario publicado por el Gobierno de España o por las respectivas autoridades competentes en cada ENP y de acuerdo con las modificaciones que pueda haber en el futuro.

¿Qué requisitos debo cumplir para la reapertura de mi casa rural?

El objetivo de aplicar estas medidas es garantizar la seguridad de todos los implicados en la reapertura del alojamiento minimizando el riesgo de contagio por SARS-CoV-2: personal de la casa rural, clientes y proveedores.

Para la reapertura de los alojamientos deberían cumplir cuatro (4) requisitos:

  1. Requisitos para la gestión del riesgo
  2. Requisitos de servicio
  3. Requisitos de limpieza y desinfección
  4. Requisitos de mantenimiento.

En este post analizaremos el primer requisito, la gestión del riesgo en alojamiento rural.

El documento incluye la definición de términos relacionados con la implantación de estos protocolos.

Riesgo:  Posibilidad de que una persona se contagie con el coronavirus SARS-CoV-2. 2.3

Gestión del riesgo:  Actividades coordinadas para dirigir y controlar el alojamiento en relación con el riesgo. (UNE-ISO 31000:2018)

El alojamiento rural debe asumir un compromiso firme con la gestión del riesgo, liderando la implementación sistemática de medidas dirigidas a minimizarlo.

El apartado referente a los requisitos de gestión de riesgos contiene entre los requisitos generales, la adopción del compromiso firme por parte del alojamiento rural de la gestión del riesgo, liderando la implementación sistemática de medidas dirigidas a minimizarlo.

Comité de gestión

Así mismo, establece la creación de un grupo de trabajo en el que participará la representación legal de los trabajadores si la hubiere, o designará un responsable para la gestión del riesgo. Este grupo de trabajo asumirá la definición de estrategias y toma de decisiones para la minimización de riesgos higiénico-sanitarios por COVID-19.

Recursos materiales

Elalojamiento rural establecerá las acciones necesarias para aprovisionarse de los recursos necesarios previstos de acuerdo con el resultado de la evaluación de riesgos y el plan de contingencia diseñado. Considerando en todo momento las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Medidas generales para el alojamiento rural El alojamiento rural debe:

Planificar:

  • Las tareas y procesos de trabajo que garanticen la distancia de seguridad establecida por las autoridades sanitarias.
  • La disposición de los puestos de trabajo.
  • La organización de la circulación de personas y
  • La distribución de espacios (mobiliario, estanterías, pasillos, etc.) en el centro de trabajo debe adaptarse si fuera necesario.

Evaluar:

  • La presencia en el entorno laboral de grupos vulnerables frente a la COVID-19 y determinar las medidas específicas de seguridad para este personal.

Asegurar:

  • La adecuada protección de los empleados, facilitando el lavado de manos con agua y jabón y, si esto no es posible, el uso de solución desinfectante.

Difundir:

  • Pautas de higiene con información completa, clara e inteligible sobre las normas de higiene a utilizar en el puesto de trabajo, antes, durante y después del mismo, que puede estar apoyado en cartelería.

Facilitar:

  • Tiempo y medios para la correcta higiene de manos.

Proporcionar:

  • Los EPI adecuados previa evaluación de riesgos laborales.

En caso de que algún servicio se encuentre subcontratado, la empresa principal supervisará que el personal cuenta con los equipos de protección individual necesarios.

Establecer normas:

  • Normas de uso de las instalaciones en la que se desarrolla el trabajo y los espacios compartidos para mantener la distancia de seguridad (p.e. en ascensores, comedores, accesos, terrazas y otras zonas comunes).

Proceder a la ventilación:

  • La ventilación al menos diariamente y con mayor frecuencia siempre que sea posible, de las distintas áreas del alojamiento rural.

Medidas de protección para el personal

El personal debe conocer el plan de contingencia diseñado y, de forma específica, sus responsabilidades en el marco de la gestión del riesgo.

Medidas informativas

El plan de contingencia debe ser comunicado a los representantes de los trabajadores (si los hubiere) y a los empleados para su adecuada puesta en marcha y mantenimiento; y a los proveedores y a los clientes de las medidas que les afecten directamente y que deban aplicar (p.e. uso de mascarilla, lavado de manos, distancia de seguridad, etc.) El alojamiento rural debe informar al cliente antes de la confirmación de reserva de las condiciones de servicio y medidas de prevención establecidas, para su aceptación.

La siguiente infografía, muestra los requisitos para la gestión del riesgo en alojamientos rurales, establecidos por ICTE en mayo 2020.

Infografia requisitos para la gestión del riesgo. Covid-19- Alojamientos rurales
Infografia requisitos para la gestión del riesgo. Turismo rural
Infografia requisitos para la gestión del riesgo. Medidas informativas alojamientos rurales

Sin comentarios

Comentarios cerrados