“Pesadilla en la Cocina”, una radiografía de la falta de profesionalidad en la hostelería

“Pesadilla en la Cocina”, una radiografía de la falta de profesionalidad en la hostelería

Altos porcentajes de mano de obra no cualificada, bajos niveles de formación, salarios pobres sobre todo en el sector de la restauración…Son, entre otras, las grandes deficiencias que cada lunes, el “reality show pesadilla en la cocina”, versión española presentado por el Chef Alberto Chicote, nos muestra en su programa y que reflejan una dura realidad que atraviesa parte del sector hostelero en España.

La Cualificación Profesional, los conocimientos y capacidades que permiten el ejercicio de la actividad profesional en estas empresas de restauración, son los grandes “ausentes”. Las Competencias profesionales, ese equilibrio entre, lo que debe saber (conocer) y saber hacer (capacidad) de un trabajador en hostelería para poder desempeñar bien su trabajo, según los estándares que el mercado considera aceptables, no solo los grandes ausentes, a ello, se añade como bien reitera el conductor del programa, la “inopia” en la que están sumergidos cada uno de los gerentes, directores encargados de esos establecimientos que los dirigen…

Aun cuando el objetivo del “Reality” “es relanzar negocios de hostelería que no funcionan”, cada programa, lo que realmente evidencia, es que en muchos de ellos, su salida pasa por “cerrar”, el establecimiento…

El problema es evidente “falta formación, profesionalización, y modernización…”

Aunque la formación de los trabajadores representa un factor clave, también es cuestionable el bajo nivel sobre el conocimiento de la lengua inglesa, o de una segunda lengua que facilite la atención al turista.

La Clave visión del negocio por parte del empresario

El papel del empresario, el “quid de la cuestión”, un sector mayoritariamente conformado por empresarios autónomos o empresas familiares, muchos sin formación específica, “no consideran prioritario diseñar itinerarios con el fin de modernizar la gestión de sus negocios. “Hace falta, por tanto, en buena parte del sector, una cultura empresarial moderna, que apueste por la profesionalización y la modernización”. (CESB:2010)

La falta de conocimientos del personal de cocina sobre manipulación de alimentos, adecuada y conservación de los alimentos, se une un desconocimiento total en temas de gestión, manejo de mermas, escandallo en cocina, costes de producción, organización del servicio en sala y un largo etc.

“Hay problemas muy graves. Tenemos que mejorar mucho. Falta formación hay un porcentaje alto de hosteleros y trabajadores de hostelería que nunca se han formado”
Alberto Chicote

Bueno, esperemos que el porcentaje de establecimientos que logren salir a flote con la ayuda de este “reality”, sea más alto que los que echen el cierre. En definitiva, la clave, un cambio de visión del empresario y la formación de los trabajadores. De forma anecdótica, en uno de los capítulos de esta última temporada, Alberto Chicote ya en un ultimo intento por ayudar a tres jóvenes que gestionan un restaurante, regala tres matriculas en una escuela de cocina de Madrid… esperemos que no hayan hecho avioncitos de papel…

 


Sin comentarios

Publicar un comentario